Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 27 de agosto de 2007

Canciones que nunca me huelen a mierda

Por lo general, escuchar una canción mas de tres o cuatro veces seguidas, hace a la misma un poco aburrida e incluso no quieres oirla mas hasta dentro de unas cuantas horas o días. Pero hay canciones que pueden repetirse por una eternidad en nuestro reproductor o equipo de sonido y aun asi sentimos que no es suficiente, que queremos seguir deleitándonos por una eternidad con la misma y que cuando nos llegue la hora de partir, la toquen en nuestro funeral, y que no conformes con esto, nos pongan un reproductor en el féretro para llevarla hasta el descanso eterno. Bueno, tanto así no, pero indefectiblemente, todo el mundo tiene una obra maestra personal, que se complace en escuchar en modo REPEAT (repetir) por una cantidad de horas que ni siquiera asimilamos dado lo elevado de nuestros sentidos ante dichas melodías.. Canciones que nunca aburren. Canciones para la posteridad. Lenguaje autóctono del cielo. He aquí mi Top 10.

10. Unicornio Azul – Silvio Rodríguez. Esta canción me ha gustado desde que era solamente un cagapañales. Es poesía en estado puro. Sin embargo, y por la cantidad de tiempo que llevo escuchándola, ha salido mucho de entre mis mas escuchadas, sin dejar de ser una de mis favoritas. Puede que la escuche de dos a tres veces seguidas cuando mucho.

9. November Rain – Guns n’ Roses. Balada Pop Rock que surte el impresionante efecto de poner triste, melancólica o romántica a una gran cantidad de personas aun sin saber que dice en su letra. La melodía de esta canción es simplemente fantástica. Y fácilmente será un clásico para las generaciones futuras. Por ser tan larga, oírla tres o cuatro veces está bien para quedar satisfecho.

8. Canción para ti – Frank Quintero. A mi parecer una de las mejores canciones que compositor venezolano haya podido escribir. Es virtuosismo lirical, con una interpretación instrumental tan sutil que le bajaría las pantaletas hasta a las marimachas profesoras de educación física de los liceos públicos. Puedo escucharla seis o siete veces seguidas, aunque cuando me la quise aprender en guitarra pase toda una madrigada oyéndola.

7. Adagio For Strings – Tiesto. Me evoca recuerdos de “Need for Speed” y autopistas interminables a bordo de mi futurístico McLaren, a 170 Kms. por hora. Puedo escucharla de cinco a seis veces seguidas, y en un día la puedo repetir unas diez veces. Es además un clásico para los amantes del Trance y la Electrónica.

6. Amor y Control – Rubén Blades. Fácilmente la mejor obra compositiva del genio de Panamá. Esta canción recalca enormemente los valores familiares, y hace sentir plasta de mierda hasta al hijo mas prodigio de la familia. En un día la puedo escuchar una doce veces seguidas.

5. Hollow – Pantera. Balada Metal que para mi es uno de los mejores temas de estos Texanos del infierno. Una verdadera épica y precedente entre los Metaleros que alguna vez han hecho canciones, por decirlo de algún modo muy gay, bonitas. En forma repetida puedo escucharla unas 18 o 20 veces fácil, y siempre me parece impresionantemente buena.

4. Xcerses – Deftones. Esta es una banda que me gusta desde aproximadamente el año 1999, pero fue en el 2007 cuando escuche por fin de ellos, una canción lo suficientemente potente como para dejarme en trance un largo rato. Xcerses es canto angelical mezclado a una atmósfera de melancolía de la que difícilmente se escapa con una o dos escuchadas. Al momento de darme cuenta de lo tan bestialmente buena que esta canción, la escuche unas 30 veces seguidas. Hoy en día puedo escucharla aproximadamente ese mismo número de veces y quedar con ganas de seguirla escuchando. Si la hubieran tocado en el concierto en Caracas creo hubiera llorado escarcha como las Vírgenes de los santuarios.

3. Una Palabra – Carlos Varela. El podio de bronce en mi lista se lo lleva esta canción de otro trovador cubano. Se trata del desconocido Carlos Varela, quien aportó esta poesía hecha música al soundtrack de la película “Man On Fire” (Hombre en llamas) de Denzel Washington. La canción es exageradamente profunda en cuanto a letra, y la melodía no deja de ser hipnotizante. Es una canción muy nostalgica, inclusive triste, y a la vez esperanzadora, dependiendo de los oídos que la escuchen. Por ser relativamente corta, la puedo escuchar unas 35 a 40 veces seguidas.

2. High and Dry – Radiohead. Esta canción la descubrí en un recopilatorio NOW que hubo en mi casa ya hace bastante tiempo. Y desde aquella vez siempre afirmo que es una de las mejores canciones que se ha escrito. Thom Yorke, vocalista de esta banda, tiene los registros vocales mas dulces que he escuchado a cantante alguno, y esta canción, a pesar de no ser mi favorita de ellos, es la que mas disfruto escuchar. Excelencia de balada. En un día pueden ponérmela 50 veces y no me aburriría. De hecho, si fuera a tomar cerveza en un open bar toda una noche, creo que sería genial si solo repiten esa canción una vez tras otra. Es un pedazo del cielo que cayo y estos tipos supieron convertirlo en música.

1. Wish You Were Here – Pink Floyd. Indudablemente la canción que mas orgasmos produce a mi oído. Escucharla durante todo un día no es suficiente para hartarme. De hecho, es indefinido el número de veces que puedo escucharla. A juzgar por la hora a la que escribo esto, y considerando que la tengo en REPEAT, deben ir unas 77 o 78 veces... y seguirá lo que queda de tarde. La escucho en mi trabajo, en la calle, en mi casa. Es simplemente impresionante y seguramente una de las mejores canciones del siglo pasado. Curiosamente, no soy fanático de Pink Floyd, y de hecho me gustan solo un puñado de canciones, de entre las cuales reluce esta como mi favorita de toda la vida. Es un suspiro hecho melodía. La mejor sin duda.

Mención honorífica:

Un agradable calor - Sentimiento Muerto.
Fue la primera canción que me aprendí, por allá en el año 89, cuando aún tenía 5 años. De su primer disco, “El amor no existe, hay que hacerlo”, aún hoy me parece una barbaridad de nostalgia combinada con arreglos vocales que producen erecciones mentales. Esta banda nunca debió separarse, Cayayo, su guitarrista, nunca debió morir, o al menos tan joven. Larga vida al Rock Nacional Clásico, que era el que servía.

Abre el Ares, descarga estas canciones y si no te gusta alguna, eres un culo con orejas.


How I wish, how i wish you were here

No hay comentarios: