Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 29 de octubre de 2007

Serie III: El venezolano es...

¿Creativo?




Una Miscelánea en un país del tercer mundo.

Yo pensaba que este tipo de “excentricidades”, por llamarlo de algún modo, se veían sólo en películas de horror tipo “gore” o sangrientas, tales como Texas Massacre with a Chainsaw, The Hills Have Eyes, Wolf Creek o cualquier otra de este trillado género cuyas tramas siempre son las mismas:


Familia (o grupo de jóvenes) se van de paseo – familia (o grupo de jóvenes) se accidentan – familia (o grupo de jóvenes) reciben ayuda – familia (o grupo de jóvenes) son asesinados sádicamente, uno por uno – el asesino nunca es encontrado – FIN de la pelicula - los tarados que salen del cine creen que todo fué real.


Pero resulta ser que no, que a veces la realidad puede superar (drásticamente, vale decir) a lo que vemos en la ficción.

Un poco para introducir la situación y las circunstancias: el sábado pasado, mientras me encontraba comiéndome un helado que ayudara a la digestión del exceso de arroz chino con costillas que acababa de degustar, pasó por frente de mi este automóvil, conato de película de terror de bajo presupuesto:








Tal vez verla allí no sorprenda tanto como verla en persona, pero se las describo:









Está totalmente rodeada de cabezas de muñecas.








No es angustiante que cientos de cabezas de muñecas adornen este automóvil, sino el hecho de que todas, absolutamente TODAS las cabezas, presentan signos de “tortura”, tales como quemaduras, deformaciones por cortadas, deformaciones por aceite hirviendo, y otras tantas que no pude lograr identificar. A eso agregando el hecho de que el sujeto viaja con una muñeca decapitada (del tamaño de un niño de 5 años) como su fiel y perenne co-piloto.

Obviamente, el tipo lo que pretende es dar publicidad, sea como unidad carga, para mudanzas, para un taller mecánico, o cualquier otro fin que le pueda dar a su automóvil. Y vaya que lo logra, porque no hay alma que no se detenga a presenciar el tenebroso espectáculo ambulante de las muñecas torturadas.

Claro, es mi opinión. Tal vez no sea publicidad, sino una muestra fetichista de un insano mental que exhibe las cabezas de cada una de sus novias como trofeo a su masculinidad.

Cabe también la posibilidad de que esta persona haya perdido a su hija, y en señal de tributo y también para drenar su frustración y rabia, decidió rendir homenaje a la prole perdida mediante esta bizarra costumbre. Considero viable esto último puesto que en el populoso sector “23 de enero” de Caracas, existe un árbol que desde hace muchísimo tiempo, es adornado con peluches, muñecas y juguetes de todos los tipos, ello en tributo a una niña que fue arrollada en ese mismo sitio.

Todo cabe en las posibilidades. Cada quien concluya como mejor le parezca.




2 comentarios:

MusamaLin =) dijo...

Realmente me encanta como escribes! He leído todos los artículos! y pues a mi parecer estan buenos... Te felicito Juan =)

Juanbrujox dijo...

Pues gracias Musama, me alegra mucho que te guste mi estilo. Hago mi esfuerzo por agradar a los pocos que puedan leerme. Y bienvenid@ a mi blog cuando desees. Aquí estaré un buen rato =)