Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 14 de agosto de 2010

Review: Mundo de Sofía

A continuación, el texto que mi amigo, el Lic. Coyote Sam Poh, antiguo escritor de este mismo blog pero de vacaciones indefinidas, se ha mandado, haciendo un reviwe del libro "Mundo de Sofía". Vale destacar que luego de revisarlo, mas pronto que tarde voy a conseguir una copia del libro:




Palabras claves: filosofía, mundo de Sofía, pensamiento humano, relato novelesco  y conocimiento humano.

El “mundo de Sofía” es una obra literaria ilustrada en forma de relato novelesco sobre una adolescente que de forma poco común a su vida cotidiana es guiada por un “profesor”, a través de la fascinante historia de la filosofía occidental y sus personajes más representativos. En desarrollo de la historia de la joven Sofía, comparte una amena relación con los eventos filosóficos que va conociendo, pues cada uno de sus aprendizajes son de gran provecho y aplicables en su entorno social.

Mediante el relato de la vida de la joven “Sofía”, el autor Gaarder, nos enfrenta a la evolución del pensamiento filosófico en el devenir del desarrollo humano. La narración de los hechos se caracteriza por poseer brillantes principios pedagógicos que despiertan el interés de lectores ávidos en tales temas y los no tanto, como es el caso de los adolescentes incluso los niños. En dicho aspecto, el libro fue concebido para rebasar los límites de geografía -naciones- y tiempo -edades-.

Entre los elementos intrínsecos de la historia sobre el “Mundo de Sofía” debemos considerar lo siguiente; el libro está constituido por dos libros en uno de manera simultánea. Por un lado se realiza un amplísimo recorrido por los albores de la filosofía, desmenuzando explicaciones de las ideas predominantes según su época en especie de cuentos y de forma bastante sencilla de entender. 

Del otro lado del libro se comenta la novela de una adolescente que muy sorpresiva y misteriosamente su vida comienza singularizarse cada vez más, gracias a las cartas recibidas y contentivas de un extenso y bien dosificado curso de filosofía. En base a estos se puede abordar su lectura desde dos puntos de partida; mediante el relato pedagógico filosófico del curso o la ficción  novelesca de los acontecimientos de la vida de “Sofía”. 

El punto álgido y de partida para el presente análisis es el inicio del curso por correspondencia sobre filosofía recibido por “Sofia”, enseñanza que  resulta trascendental para el desarrollo de los hechos de la novela. Lejos de los gustos particulares de las diversas culturas del mundo; poesía, coleccionismo, deportes, historia, entre otros. …”¿Hay no obstante, algo que debiera interesar a todo el mundo?¿Existe algo que concierne a todos los humanos, independientemente de quienes sean o de en qué parte del mundo vivan?”…

El ser humano debe satisfacer sus necesidades  corpóreas más primarias, sí, eso es un hecho irrenunciable, sin embargo el interés de encontrar respuestas a preguntas sobre quienes somos y por qué vivimos, son tan importantes como dilucidar ¿Qué habrá hoy para cenar? Ha sido una incesante y honrosa búsqueda  durante momentos de la historia de la humanidad este tipo de preguntas que refieran al por qué vivimos. Es este el momento en que entra en juego el importante papel de  las figuras en el plano filosófico conocidas en el mundo; rescatando sus aciertos y desaciertos que igualmente han colaborado en cada grano que construirá la montaña de conocimientos que hoy se conocen como pensamiento humano. 

El hombre sobre la base de su inteligencia imperfecta pero perfectible desde un punto de vista progresista, trata de entender el mundo en aras de hacerlo más confortable. De esta manera, en cierta medida ha podido apaciguar su sed de conocimiento ante reflexiones profundas tales como: ¿Cómo debemos vivir?¿Hay otra vida después de la muerte?¿Cómo se originó el universo?¿Que o quién domina las fuerzas de la naturaleza?. Formularse este tipo de preguntas en muchas esferas de las sociedades aún sigue siendo más excepción que regla. Por ello resulta complicado hallar  respuestas en  fuentes enciclopédicas, internet o hasta en libros de conceptualización meramente científicas. 

…“Lo único que necesitamos para ser buenos filósofos es la capacidad de asombro”…  Parece que con el transcurrir del tiempo de vida de las personas, la en ocasiones abrumante realidad física nos conlleva a desasistir el interés hacia al asombro por conocer un poco más allá de lo que se nos presenta el entorno. Esa capacidad de perplejidad ante los eventos aparece de forma casi natural en los niños, y subyace en forma de virtud para los quehaceres de un filósofo. En consecuencia podemos afirmar, que las respuestas sobre los mencionadas interrogantes se regocijan en lo más interior de nosotros, canalizándose claro está, en una buena formación que no exceda hacia los límites de la egolatría que tanto ha cegado a las culturas de la historia del mundo.

Ahora, si seguimos resaltando el “Mundo de Sofía” con carácter reflexivo, bien vale citar un ejercicio en particular que se relata en el curso de filosofía que recibe la joven “Sofía”, dice así: …” me estoy acordando ahora de ese juego que consiste en que uno se va afuera, mientras el resto de los participantes en la fiesta deben pensar en algo que el pobre de afuera tiene que adivinar al entrar”…


“Los demás invitados han decidido pensar en el gato llamado Mons, que en ese momento se encuentra en el jardín del vecino. El que estaba afuera vuelve a entrar y comienza adivinar. Los demás sólo pueden contestar -sí- o -no-. Si el pobrecito es un buen aristotélico, y en ese caso no es tan pobrecito, la conversación podría transcurrir aproximadamente como sigue: ¿Es algo concreto? -sí- ¿Pertenece al reino mineral? -no- ¿Es algo vivo? -sí- ¿Pertenece al reino vegetal? -no- ¿Es un animal?-sí- ¿Es Mons? -¡siiiii! Risas…-.  
   
Este ejercicio nos permite inferir que ciertos temas de complejidad en cuanto a la búsqueda humana por el conocimiento de su origen y razón de índole científica, religiosa, histórica y filosófica, pueden abordarse con un método ordenado y disciplinado de estudio, para poder obtener en buena medida la saciedad al deseoso intelecto inquisitivo que refleja el espíritu de cada uno de nosotros. Es preciso analizar y conocer los detalles, para tener acceso a los conceptos como una totalidad.

Para corresponder al hilo de la idea anterior, haremos la siguiente pregunta: ¿Existe un orden inteligente en la naturaleza que implique la existencia de un creador? En las ramas de la ciencia y en la naturaleza misma se puede observar un orden y una planificación impresionante. Por ejemplo: los elementos indispensables para la vida humana se pueden enumerar en orden de importancia según la necesidad para nuestra propia existencia, ellos son: oxígeno, agua y alimento. Todos estos están dispuesto en la naturaleza para la vida en la tierra, y no sólo eso, vemos que la naturaleza conoce las necesidades así como también las cantidades requeridas. En el caso del oxígeno es el que más abunda y el más necesario de estos elementos.

Ahora bien, si aplicamos la lógica que refiere el ejercicio que ha sido citado, ¿Es racional inferir que la relación humano-tierra es “por casualidad” o que en cambio hay una causa que lo planificó y lo calculó?

Las ciencias y sus avances cada vez más adelantados han logrado determinar y explicar diversas leyes que gobiernan las fuerzas naturales, sin embargo, carecen de metodología racional cuando la voluntad de sus innovaciones les es ajena a los principios éticos y morales de las sociedades, por ejemplo; arsenales armamentistas bélicos para la destrucción. Lastimosamente terminan empañando sus dotes intelectuales perjurando los preceptos de un orden universal inteligente: Dios. 

1 comentario:

airon ché dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.