Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 4 de enero de 2010

Review de unas películas ahí....

Ya se me ha vuelto una costumbre, desde que tengo Internet en mi casa, bajar ilegalmente una quinientada de películas para eludir a como de lugar la ladilla propia de los 1ros de Enero. Esta vez me fuí por las mas sonadas en el 2009 y que lamentablemente no pude ver en las salas de cine, pero que tenía como tarea pendiente:



Inglorious Basterds.

Mi puntaje: 10/10

Película cruda, sarcástica, violenta, capaz de enfriarle los huevos hasta a un forense, pero absolutamente elegante y por sobre todos los calificativos, excelente. Ambientada en la Alemania nazi, la película va narrando paralelamente la historia de los bastardos, tipos con las bolas muy puestas dispuestos a morir sólo por hacer pasar un muy mal rato a los nazis, y de Shoshanna, una chica judía sobreviviente del exterminio perpretado contra su familia, que por sobre todo, busca vengarse de los alemanes enfermos. Película con segmentos memorables: el Oso Judío en acción y el tiroteo en el bar fueron mis partes favoritas en la vida, además de todas las escenas en las que el Sgt. Hans (interpretado por Christopher Waltz, quien sin duda se merece el Oscar por esta actuación) hacía gala de un erizante cinismo en pro de lograr su cometido: descubrir y cazar judíos. Por alguna extraña razón, y me pasa en casi todas las películas de Tarantino, me reventé de la risa hacia el final de la película, quizá por lo infinitamente genial que es.





District 9

Mi puntaje: 90834563699922200/10

El mejor caramelo para sacarse ese desagradable sabor que dejan hartas plastas de excremento con las que moldean bodrios de la talla de 2012, Día de la Independencia, El Día que la tierra se detuvo y demás ñoñas en las que los gringos siempre salvan el día, son los héroes y fornican con rubias de la casa Playboy. Peter Jackson, mente maestra detrás de poesías visuales de la talla de la trilogía del Señor de los Anillos, nos presenta una película de extraterrestres totalmente distinta, nueva, fresca, innovadora. Como bien lo dejan en claro desde el mismo inicio de la película, no se trata de la casa blanca o de Nueva York, ni siquiera de una ciudad norteamericana: se trata de una ciudad sudafricana en la que los aliens, lejos de querer invadir, simplemente se han quedado accidentados y sólo desean poder irse. No se trata de seres invasivos y/o agresivos, sino mas bien de seres en cierto modo pacíficos que deben soportar todas las vejaciones, humillaciones y discriminación del hombre en su calidad de "seres inferiores" y no deseados. A pesar de lo repulsivos que fisicamente son, al final de la película el espectador termina teniendo una mayor empatía con los intrusos que con los mismos humanos, y si la viste y no te pasó así, anda a cagar. La trama es superentretenida, los efectos increiblemente bien elaborados, pocas ninguna sutileza para hacer la película mas agradable para tu abuelita (no hay variantes entre como asesinan a un extraterrestre o como desmiembran aun ser humano, con efectos "gore" de lo mas exquisitos), disparos, tiroteos, armas capaces de vaciarle la mierda de la cabeza a quien se atraviese. Solo se que puedo ver esta película unas 3000 veces mas antes de aburrirme. Super recomendada.

Al igual que yo, quedarán con ganas enormes de una secuela (o parte 2).





Bruno


Mi puntuación: 7/10


Esperaba esta nueva película de Sacha Barón Cohen con gran ansiedad. Había decidido rotundamente no bajarmela para poder verla en el cine, puesto que hace ya unos 4 meses, había visto que Cinex la estaba anunciando como próximo estreno. No ocurrió, la vetaron, no hablaron mas del tema, quizá parte del socialismo y de la formación del "hombre nuevo" que lamentablemente impide que la gente elija que ver y como entretenerse.  En fin, no me quedaba otra que verla pirateada en mi casa. Por otra parte, me considero a mi mismo un fanático de Borat, pero un fanático a rabiar, de esos que cuando quiere matar tiempo, olvidar alguna preocupación o simplemente relajarme, coloca Borat: Cultural Learnings of America for Make Benefit Glorious Nation of Kazakhstan en el DVD player y se sienta a mearse de la risa durante poco mas de hora y media. Quizá por ello es que le doy un mísero 7 a esta película. Esperar algo que pueda superar a una de las películas mas hilarantes de todos los tiempos, es hacerse unas muy falsas espectativas: vive de ilusión y muere de desengaño, como dicen. Esta vez, Sacha nos presenta a un personaje completamente asimétrico de lo que se pudo ver en su primera película: un diseñador gay, desinhibido, atrevido, pero que de manera catastrófica, repite el mismo patrón que se presentó en Borat: una súbita caida en desgracia para luego salir a comerse el mundo. En lo personal, siento como si hubieran querido calcar con carboncillo la genialidad y la capacidad para hacerte reir horrorizandote. Claro, la película tiene muy buenos momentos en los que seguramente se te ruborizarán las nalgas o simplemente te reiras, e inclusive, me atrevo a decir que el final (los últimos 15 o 20 minutos de película) pagan toda esa horda de aburrimiento que a veces invade la trama, pero dificilmente quedarás con esa misma sensación de satisfacción que deja el kazakistaní al terminar la película. No se si lamentable o afortunadamente, Sacha Barón Cohen inventó un personaje que creció por si solo y que ni  el mismo podrá superar, al menos esa es mi percepción. Pese a todo ello, es una buena película para quien busque divertirse un rato a punta de humor explícitamente negro, pero ni por el coño esperes algo que pueda al menos igualar a Borat.

No hay comentarios: