Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 8 de mayo de 2009

Modernidad o Modernización??

Justificación

En mi post pasado, producto de la indignación fulminante de vivir en este país de incapaces conformistas (y si no te consideras uno de ellos no tendrías por qué tomar por personal la aseveración anterior) hice algunos acalorados y mordaces señalamientos sobre diversas cuestiones, una de ellas fue referirme a la carga negativa (casi a manera estigmática) de lo que implica haber nacido venezolano(a). Cito: “¿De qué carajo me sirve estudiar o trabajar, en pro de un bienestar colectivo, si es precisamente el colectivo quien se encarga de arrearme a lo que nos es propio?

He ahí el punto que nos atañe, ¿qué nos es propio como venezolanos? Pues bien, me he tomado la laboriosa ocupación de documentarme en procura de otorgarles respuestas adecuadas, encontrando que una de esas características intrínsecas al tricolor venezolano es la modernización tecnológica de la cual somos más victimarios que víctimas…

Modernidad / Modernización

Para Carlos Rendón (2000), La Modernización hace alusión a “la consecuencia de la intervención de la ciencia y la tecnología para la transformación del mundo en que se desenvuelve el hombre”. LA MODERNIDAD en cambio.… “hace referencia a la transformación del hombre mismo, de su mentalidad: sus valores, actitudes y acciones, las que deben corresponder con una comprensión racional del mundo y de los demás seres humanos” Por otra parte Massimo Dessiato expresa que “un país es moderno cuando asume, por ejemplo, los valores propios de la producción: el orden, la disciplina, la iniciativa, la responsabilidad, la planificación, la eficiencia, la optimización de recursos y todo aquello que a muy grandes rasgos podríamos denominar «ética del trabajo».

Siendo así, les daré pequeñas muestras de la idiosincrasia nacional para que ustedes mismos se permitan reflexionar al respecto:

1) Queremos ser los primeros en comprarnos el último modelo de Blackberry que se lanzó al mercado, aún a sabiendas de que:

  • Tenemos que sacrificar tres sueldos (enteros y con cesta tickets incluidos) para adquirirlos.

  • No vamos a poder comunicarnos en la calle con nuestro dichoso aparatico ya que ello implica convertirnos en el check point del hampa común, quienes en el mejor de los casos nos lo arrebatarán de las manos simplemente con el hecho de ver que brilla cuando le pega el sol.
  • No disponemos económicamente para meterle tarjeticas de saldo y de ser así, le aplicaremos la de más baja denominación. (Nos damos el lujo de cargar un celular de aprox. 3500bsF sin saldo)

  • Es muy posible que no utilicemos ni un 20% de las funciones totales del equipo.

Sin embargo, nuestra compra se encuentra perfectamente justificada por argumentos como: “Ahora si voy a poder chatear con otros desde el celular” “puedo escuchar mi música a todo volumen en el metro” (léase ballenato, reggeaton, y el sancudo loco). “tiene cámara de X mega píxeles (sin saber que es eso)” “tiene sistema de tv para ver la novela” etc.

2) Nuestra Asamblea Nacional (aunque Ud. no lo crea) dispone de la más avanzada tecnología en telecomunicaciones, para que los que allí disputan temas de interés nacional, se organicen, consigan traducciones, anoten sus ideas, pidan la palabra, entre otras muchas opciones. Pero pareciera que (y disculpen el coloquio) “eso es mucho camisón pa’ Petra” por que es bien conocido por todos el show circense que amablemente brindan nuestros asambleístas en cada sesión trasmitida por cadena nacional, donde las intervenciones no van de la mano con la oportunidad y los papeles danzan gozosos en el aire al son de insultos e improperios.
3) Ni hablar de los globos de Barreto… si mal no recuerdo, se trataba de una red de globos aerostáticos con cámaras de vigilancia que servirían de aliados en la lucha contra el hampa capitalina, logrando disuadir las intenciones hasta del más osado de los delincuentes. Según señaló el Ministerio de Interior y Justicia, los caraqueños podíamos disfrutar de esta maravilla tecnológica para finales del 2008, sin embargo ya en mayo de 2009 aún no se ha divisado ni la sombra de los centinelas aéreos. Muchas han sido las especulaciones, pero para los fines que nos corresponden, se han hechos señalamientos como: “vinieron dañados y no se dieron cuenta en la aduana” “no tenemos suficiente gente pa’ infla los globos” “se estrellaron haciendo la prueba” etc. Como se puede apreciar dichas expresiones apuntan a la incapacidad operativa por parte del personal venezolano.



4) Por último, el prestigioso Satélite “Simón Bolívar”. Pocos saben que coño es un satélite o para qué carajo nos sirve, sin embargo, se nos acelera el corazón, aguan los ojos, pone la piel de gallina y florecen los más profundos sentimientos patrióticos al referirnos a “NUESTRO SATÉLITE”. Dicen las malas lenguas que el mismo día que lanzaron el satélite al espacio, se nos cayó el Internet Abba, Movistar “estaba libre” y cortaron la luz del metro. Aquí algunas de las opiniones del colectivo.

Esta lista podría facilmente llevarme tomos y tomos completos de situaciones y momentos anecdóticos donde nuestra incompetencia ha sido la protagonista, pero lo relevante de la muestra expuesta es justamente lo señalado al principio… Estamos utilizando tecnología de punta característica de la época en la que se desenvuelve el mundo, pero nuestra mentalidad, valores nacionales e individuales están indispuestos al progreso. Modernidad no significa tener un Blackberry o un satélite mientras al mismo tiempo existan carencias más relevantes (como alimento, vivienda, seguridad etc). Por ello me permito concluir que nuestra realidad es múltiple y sin embargo nos unimos en el mismo pensamiento consumista antes que productivo. La modernización es lo propio y el ideal del venezolano


1 comentario:

bacalaox dijo...

Amanita entre las lista se te olvido mencionar los vehiculos y muchisimas cosas mas... Pero excelente, jajajaja!! La digna Asamblea Nacional, jajaja