Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 4 de mayo de 2012

"Me iría demasiado"

UPDATE:

No es mi ánimo que se crea que he comenzado una cacería de brujas respecto a los muchachitos protagonistas del video viral número 1 en Venezuela, pero es importante conocer ciertos detalles:

1. Uno de ellos, forma parte de una banda llamada Rawayana, he aquí una imagen de su banda:


Jeans amarillos con franela azul cielo

Es el menos tonto y el que presenta los opiniones y declaraciones menos radicales y si se quiere mas convincentes pero igual...

Pana, como artista, has dado el peor paso de tu carrera autoretratándote como un gafo que en vez de argumentos sólidos, emite onomatopeyas. 

2. Una de ellas (la mas radical en mi punto de vista, escribe CUENTOS PARA NIÑOS (no te lo pierdas webon)


EL próximo cuento supongo que se titulará Una Caracas sin Caraqueños, o La Ciudad de origami donde meto a la gente nice. Bravo campeona.

He aquí su disculpa pública, extraída de su blog personal, hecha hoy viernes 4 de mayo, y que supongo se vió obligada a hacer en pro de aspirar poder continuar sin mayores obstáculos su carrera literaria (desconozco si la tiene en realidad)


A quien pueda interesarle,


Espero y confío que lo que digo a continuación sea comprendido, y que esta vez logre que mis palabras reflejen realmente quién soy.


El video “Caracas, ciudad de despedidas”, fue un pequeño cortometraje realizado por estudiantes de una universidad privada, tomando una mínima muestra de la población estudiantil caraqueña, para reflejar cómo piensa esa minoría. Esto es tan válido como lo que pudo significar haber agarrado a un grupo de tercera edad, a un grupo de adolescentes, a un grupo de la clase más alta o a la más baja del país. Mis palabras en ese video son parte de una opinión que tenía cuando pertenecía a esa minoría y pensaba de esa forma. Creo que por ser persona, tengo el derecho a equivocarme, y a tener la capacidad de razonar y de crecer y madurar.


Entiendo que lo expresado en ese video ha suscitado reacciones fuertes en mucha gente, y por eso quisiera expresar claramente que mi intención jamás fue ofender, y mucho menos atacar a mi país o a las personas que viven en él. Yo cometí el error de no tomarme esa entrevista como un asunto serio, y de no hablar con mesura sobre la realidad sociopolítica que se vive en Venezuela. Tomarme la realidad como un chiste fue un mecanismo de defensa que utilicé para que no me afectara tanto el tener que irme del país. Hablar de alcantarillas rebosantes y origamis obviamente no le hace justicia al tema de la situación caraqueña, y soy consciente de eso.


La realidad de Venezuela nos afecta a todos. Tanto a los que viven en ella, como a los que se tuvieron que ir. Y cada quien busca la forma de sobrellevarla y de aportar para un cambio positivo. Yo amo a Caracas, yo a amo Venezuela. Es el país en donde nací y crecí. Venezuela es el espacio que me ha hecho ser quien soy, y que me ha brindado todas las oportunidades para crecer como persona y como ciudadana. Esta situación me ha servido de lección de vida: se vive y se aprende.

Nota mía: Definitivamente, que brutal el poder de las redes sociales, doblegan hasta al mas arrecho. Redímete no con la gente Raquelita, sino con tu propia conciencia.

3. Finalmente, ocurrió lo que sabía que ocurriría: un buen samaritano colgó el video nuevamente en youtube, pese a los esfuerzos del titular de la cuenta original de censurarlo y hacer olvidar el tema mágicamente.

A quienes no han tenido la (des)dicha de verlo, enjoy the horror:



________________________________________________________

El día de ayer, me llamó muchísimo la atención un link que uno de mis panas colocó en facebook y que tras si, trajo una muy buena discusión en la casilla de comentarios de la publicación. Me limité a opinar sobre lo que hablaban (el interminable meollo social que abruma a los venezolanos pensantes, que aún somos bastantes), pero aún sin haber visto el video en cuestión. Luego de un rato, y cuando por fin me dispuse a ver en su totalidad el fulano documental, fuí testigo de uno de los despliegues de imbecilidad, carencia de neuronas y falta de criterio mas insólitos que he visto en mi vida entera.


Se trata del autodenominado "documental Caracas: ciudad de despedidas", en el que un grupito de 7 u 8 chamos hacen el mas brutal alarde de ignorancia y completa ajenidad a una sociedad que en realidad NO necesita gente como ellos. ¿Por donde empezar? Me resulta dificil, así como me resulta dificil digerir las razones que estos niños consentidos esgrimen a favor de irse del país. 

Comienzo por aclarar algo, dicha aspiración (emigrar) es una decisión totalmente respetable para quien la tome, y de hecho, quien les narra ha considerado en múltiples oportunidades buscar mejoras para su futuro fuera de las fronteras venezolanas. Pero señores, no es facil, no resulta cómoda la idea de abandonar toda una vida, todas tus relaciones interpersonales, todos tus recuerdos, todo TU PAÍS, tu patria coño! Y resulta menos comodo aún, si no has dado ninguna pelea, si simplemete bajaste los brazos, te resignaste y abandonaste a este país a su suerte, a la suerte de lo que los demás puedan hacer o deshacer por el.

También aclaro, y quien tenga tiempo visitando este blog bien lo sabrá, que soy una persona con duras e incluso venenosas críticas contra la totalidad del aparataje social venezolano, y que cada vez que puedo hundo el dedo en la llaga sobre las cosas que nos hacen tristemente célebres como venezolanos, pero mi crítica siempre va enfocada en buscar un despertar, una cachetada moral que haga despertar a este pueblo noble del letargo en que se encuentra sumido, en alimentar la esperanza de que si es posible cambiar a esta sociedad, si es posible propiciar un cambio desde adentro, si es posible darle un vuelco radical, recordar que desde Venezuela fué que nació la independencia del resto del continente subyugado ante el imperialismo monárquico... Y por qué lo hago? PUES POR QUE SOY Y SIEMPRE SERÉ VENEZOLANO, Y ME ENORGULLEZCO HASTA EL LIMITE DE ELLO, y jamás me pasaría por la mente renegar de esa condición para sustentar las ganas de escapar que a todas las personas jóvenes de este país alguna vez nos ha asaltado en pro de preservar la vida...

...tal y como lo hacen estos carajitos de mierda, quienes dejaron en evidencia que las cloacas no solamente corren por el sistema de alcantarillas, si no en las mentes de muchos, indistintamente del sector social del que provengas, o del estatus socioeconómico del que hagas alarde.

Y pensar que yo mismo me he topado en la vida con gente así.

Muchos, creo que TODOS estamos de acuerdo en que la inseguridad es el principal catalizador de los ánimos migratorios de gran parte del segmento joven-adulto de nuestra poblacíon. Es el único de los argumentos presentados por estos imbéciles que me parece aceptable para justificar sus exacerbadas ganas de irse corriendo a Miami, Atlanta o Canadá. Estamos de acuerdo en ello.

El problema del autocensurado video (porque no soportaron el duro martillo de criticas que les cayó a raiz de la publicación del video en La Patilla) y de sus participantes, radica en la absoluta ajenidad y desconocimiento absoluto de la sociedad a la que dicen pertenecer, emitiendo juicios de valor totalmente sesgados y prejuiciados respecto a asuntos que obviamente conocen por lo que les dicen sus padres (seguramente otros enajenados mas) y por lo que leen en los medios. "Los venezolanos me dan GRIMA", "aquí todo está podrido", "imagino una Caracas sin gente morena", "ya no hacemos fiestas, hacemos es despedidas, y se ha vuelto algo hasta bueno" y otra retahila de aseveraciones llenas de un discurso segregatorio, clasista, racista e ignorante, componen la burbuja en que estos pequeños mongólicos y mongólicas se desenvuelven y basan sus motivos personales, creyendo que Caracas solo llega hasta El Cafetal y que de Las Mercedes hacia allá solo existe una gran zoológico de simios que merecen todo lo malo, que merecen dejar de existir. Peor aún, que en Caracas y que en Venezuela en general, no queda nada ni nadie bueno.


Claro, tratan de tapar su inmisericorde desprecio lanzando caramelitos después del veneno: "yo se que aquí hay gente que se va a quedare echándole bolas" dijo la mas prejuiciosa de las entrevistadas escondiendo sus azules ojitos. Pues yo le respondo desde aquí: De bolas que si, a los que todavía nos duele este país, y nos duele por lo que pasa, y no pensamos abandonarlo así tengamos planes que impliquen una migración temporal.

Lo mas inverosimil del asunto, es que gente como esta, con las mentes tan escazas y un entendimiento tan fétido de las cosas, tan vacias en cuanto a argumentos y experiencias de vida que les permitan hacerse un criterio sólido y sustentable aun teniendo 21 años de edad (no son ningunos carajitos en realidad), hacen tanto daño a la sociedad como los mismos jóvenes (alimañas) que decidieron armarse y salir a matar a la calle. En uno y en otro caso, estamos ante sociopatías que en nada favorecen, y mas bien hacen un profuso daño a esta sociedad que necesita gente que desde su puesto trabaje por ella, luche por ella, se de tres golpes en el pecho y decida salir a la calle a marcar la diferencia en vez de estar criticando pasiva y destructivamente lo que obviamente no conoce.

Como dijo el Profesor Briceño: QUE SE VAYAN TODOS, QUE SE VAYAN TODOS PAL' CARAJO!, porque si esta es la fulana generación de relevo que ha de tomar el testigo por Venezuela, estamos BIEN JODIDOS de antemano.


Y repito, no es la intención del Brujo pintarse de chovinista o patrioterista. Seguiré dandole duro a las cosas de esta sociedad que me desencajan, pero también seguiré ECHANDOLE BOLAS para cambiar esto, empezando por mi mismo.

9 comentarios:

CJ dijo...

Pana, y no has pensado que los mismos que han puesto armas en las calles han sido los mismos que han sacado a rodar este vídeo?

Propaganda 2.0, viral.

Solo una posibilidad, haciendo de abogado del diablo. Por que me consta que hay gente pajua pa tirar pal techo en Venezuela, pero esos mismos les pudiera dar hasta ladilla montar el videito.

Juanbrujox dijo...

Mmm muy por el contrario, si creo en la legitimidad del video, de sus protagonistas y de sus planteamientos. Respeto tu posición al respecto, pero me parece jaladísimo de los pelos pensar que esto sea una campaña de odio orquestada desde abajo contra los "sifrinos del este", al mas puro estilo de las teorías conspirativas, aunque ¿quien sabe?. Algo que me faltó aclarar, es que conozco a muchísima gente de las zonas mas pudientes de Caracas, gracias a que cursé estudios en la USB, y doy fé que ninguno tiene una forma de pensar tan sacada del culo y mediocre como la tienen estos carajitos, mas bien son personas honestas, amigables, inteligentes, críticas y con un alto grado de empatía social. Estos idiotas se que conforman una lamentable excepción.

LUCIERNAGA dijo...

No he visto el video, sólo resúmenes y comentarios en las redes sociales. Por el trato que he tenido con muchos jóvenes caraqueños, coincido contigo que a más de uno le ha pasado por la cabeza irse del país más que todo por la inseguridad. Pero me alegra saber que la mayoría de estos jóvenes tienen sus raíces bien echadas y que esos como los del video para mí son minoría. Me niego a pensar (mucho menos a aceptar) que nuestros jóvenes son vacíos, desarraigados y superficiales. La familia bien articulada y con valores juega un papel muy importante en estos tiempos que nos ha tocado vivir. Tampoco critico a los venezolanos que por razones personales o profesionales deciden marcharse de nuestra tierra, sólo les pido que una vez fuera, no hablen mal de Venezuela, pues ahí es que se denota sus fallos como seres humanos y venezolanos, no los de nuestro pueblo y gentilicio.

Juanbrujox dijo...

Luciernaga yo tuve la oportunidad de visitar brevemente Buenos Aires (de hecho ha sido mi única experiencia en el extranjero), y lo admito, me vine triste de allá, no por querer quedarme ni mucho menos, si no por pensar en el qué estaremos haciendo mal los venezolanos que no tenemos el nivel y calidad de vida que allá observas en todos los ámbitos. ¿Cual fué la epifanía que tuve? Que la transformación debe comenzar por mí mismo, que si bien un palo no hace montaña, por algún lado debe comenzar el cambio y lo mas importante, que por mucho que mal pague, aquí siempre estaré en casa. Por allá jamás me cruzó la mente hablar paja del país ante la curiosidad de los argentinos por nuestra situación política, simplemente porque estoy claro en que Venezuela no es Chavez, no son los malandros, no es ninguna de esas coyunturas que hoy atravesamos... Los venezolanos somos mucho mas que eso, y este momento histórico no nos define. El gran problema con estos pollos es que creen que irse al exterior es soplar y hacer botella, rumbear y tener cigarros y curda barata. Que sigan creyendo y se vayan con esa mentalidad retorcida, que cuando regresen cual hijos pródigos, ante el estrepitoso fracaso de sus espectativas vs. la realidad que les espera como inmigrantes, aquí tienen un país tan depinga que los va a recibir como si nada hubiese pasado, cual madre que todo le perdona a sus hijos. Yo de mi parte no descarto en algún momento irme a probar suerte, pero por crecimiento personal y profesional, porque se que en ningún lado estaré mas cómodo que en mi propio país.

Rosana dijo...

"Me iria demasiado".. jaja.. no habia mejor titulo para este @Juanbrujox; la mejor frase que resume el intelecto de estos pobres jovenes; a mi me da vergüenza decir que son tan venezolanos como yo... Espero que se pueda sacar algo positivo de todo este desastre audiovisual, que resuene en la conciencia de todos, que independientemente de donde esten radicados los jovenes venezolanos, le echen pierna pareja a la vida y saquemos entre todos a este pais, su nombre, su historia, su belleza y su gente adelante y dejemos por donde sea que pasemos una gran y hermosa huella tricolor..! Yo aun creo en Venezuela!

Baucis A dijo...

Totalmente de acuerdo con tu publicación. Yo soy del estado Zulia y en Maracaibo veo una ciudad desordenada y los maracuchos personas dejadas, escandalosas y hasta insensibles con quienes los rodean (claro, lo ultimo se comprende por el estrés citadino), en fin, esto me afianzan esa idea de que aquí el problema somos los venezolanos y nuestra falta de sentido común (en este país es el sentido menos común). En fin, yo también me he propuesto empezar el cambio por mi misma y a la vez transmitírselo a mis hijos (cuando los tenga). Cabe destacar que no he visto el vídeo, solo he leído comentarios y luego de leer tu critica pues menos ganas me quedan de verlo.

Per Kurowski dijo...

Un muy buen pequeño video que abre una ventana a una realidad del país, grande pequeña buena o mala, en otras palabras una foto de un pedazo del complejo rompecabezas, rompecorazones, rompe-ilusiones y todo lo demás que es nuestra Venezuela algo bastante rota. Felicitaciones.

Lo que si da lástima, y angustia, es esa otra pieza del rompecabezas que representa el profundo resentimiento que se refleja en tantos de los comentarios negativos sobre el video y sobre sus productores-actores.

Tenemos un país donde no tenemos la decencia de ni siquiera celebrar el Día del Petróleo y tratamos a ese recurso natural que la providencia colocó bajo el suelo patrio con el mayor de los desprecios, regalándolo (entre otros como gasolina) y malgastándolo a diestra y siniestra… además jamás confiando en que el mismo pueblo sepa qué hacer con esos recursos, simplemente no creo que nadie tiene el derecho de tirar la primera piedra a nadie. Vamos demuéstrenos su madurez

Tomas Anibal de todos los santos dijo...

La gente en el videito en cuestion no tuvieron su mejor momento a la hora de querer hablar sobre sus inquietudes, o no encontraron el balance en las palabras e ideas que querian expresar...como decia mi abuela: antes de hablar sin pensar mejor calla...

Lo de la campaña en contra de los sifrinos...no me extrañaria...estamos hablando del gobierno del absurdo...

KamX dijo...

Yo acabe de ver el documental hace ya tiempo y solo lo que puedo decir que tanto los realizadores, como los entrevistados del mismo debieron "asesorarse" antes de realizarlo (sobre todo en el área de "entonación y dicción" y "miedo escénico")...

No esta para nada mal el mismo (refleja un sentimiento popular de la actualidad) pero pudieron buscar mas gente que solo "Sifrinitos del Este" que pudieran narrar mejores historias...